“A Dios, la teología no le importa”

Extractos de una entrevista a Antonio Gala realizada en Palma de Mallorca, España, el 21 de noviembre de 1998 a propósito de su novela Las afueras de Dios.

Hemos leído unas palabras suyas que dicen: “Soy como una gran aventurero, pero de tipo espiritual”. Estas palabras las hemos sacado de la biografía que José Infante le hizo en el año 94 titulada “Antonio Gala, un hombre aparte”. Nos gustaría profundizar con ud. en esa aventura espiritual. ¿Nos podría ampliar este sentir personal?

No sé exactamente en qué contexto lo dice, es decir, que verdaderamente no sé si se puede llamar aventurero a una persona que desde el primer momento tuvo un punto en su vida que es el respeto hacia los demás, el respeto hacia todas las formas de religión que no fomenten la enemistad entre los hombres, que consigan que se cumpla el ser humano de una manera pacífica y que se le dé esperanza en esta vida y quizá en otra vida que pudiera ser el producto, la recompensa, la continuidad de esta; ese tipo de religión siempre la he respetado; la religión que se esfuerza en erigirse en absoluta poseedora de la verdad negando las otras posibilidades de interpretación, –porque la religión es siempre una traducción, es la traducción de Dios–, esas las detesto, detesto a las religiones que hechan a pelear a los hombres unos contra otros, detesto a las religiones que desasosiegan el alma de los hombres, que las cargan de culpas, que los angustian, que los hacen vivir como en un valle de lágrimas, siendo así que ningún padre quiere para sus hijos otra cosa que la alegría; si dentro de eso cabe la aventura, la aventura si la he vivido. No es ningún secreto que estuve en una cartuja, en la orden de la cartuja, que probablemente es la orden más severa y la menos reformada, precisamente su lema es “orla muntu quant deformata, quan duta deformata” “No reformada, porque nunca se ha deformado”; entonces es una religión, un tipo de religión dentro de la religión cristiana, un poco medieval que se ha mantenido con extraordinaria pureza. Luego he estado de parte de los musulmanes, los fundamentalistas, los conozco bien, he seguido un poco el camino de Roger Garaudy, que primero pasó del comunismo al catolicismo y del catolicismo al islamismo, y lo comprendo también muy bien, es decir comprendo a todos los hombres de buena voluntad, a los que cantaron, si cantaron, los ángeles el día de nochebuena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s