Él no lo recuerda

Había un hombre maduro llamado Juan. Un día me dijo que cargaba
consigo y mantenía en secreto una pesada carga, por un error que
había cometido cuando tenía 21 años. A nadie nunca se lo había
compartido, pero sus amigos más cercanos sabían que él se había
arrepentido. Aún así, él llevaba el gran peso de la falta de perdón
a sí mismo.

Su carga era pesada y vivía su falta, aunque en muchas ocasiones se
había enfrentado con las enseñanzas bíblicas sobre el perdón, el
arrepentimiento y la libertad que eso nos trae. Él lo sabía, pero
esa verdad no le era suficiente.

Una mujer anciana que él conocía, compartía en su iglesia sobre
algunas visiones donde Dios le hablaba directamente a ella. Algunos
escépticos de sus declaraciones, entre ellos Juan, le pidió lo
siguiente:
– La próxima vez que usted le hable a Dios, podría preguntarle,
¿cuál fue el error que yo cometí hace años?
– La anciana le dijo que con gusto lo haría.

Pasados los días la anciana se encontró con Juan y éste le preguntó:
– ¿La visitó Dios estos días pasados?
– Ella le dijo que sí.
– ¿Y usted le preguntó qué error había cometido yo?
– Sí, le dijo ella.
– ¿Y qué le contestó Dios?
Ella le respondió:
– Me dijo que no lo recordaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s