Conocer la pobreza

En una ocasión, un rey de un lejano país -pensando en que era necesario que su pequeño hijo conociera las necesidades de su pueblo- tomó al pequeño heredero y lo llevó a dar un paseo por el campo.

-Hijo, quiero que conozcas lo que es la pobreza. Algún día serás rey y te servirá esta experiencia para poder conducir mejor tu reino.

Tomó entonces al pequeño príncipe y lo llevó a dar un largo paseo en el carruaje real.  En el camino, el pequeño observaba las casas, los otros niños, las parcelas de cultivo.  En un punto del trayecto pararon en una casa escogida al azar y se acercaron a saludar a los
súbditos que ahí moraban, entre los que se encontraban unos alegres niños que correteaban y jugaban con su perro.  Sorpresivamente fueron invitados por los dueños de esa humilde vivienda a compartir con ellos sus precarios alimentos, los cuales degustaron todos con alegría.

Nuevamente emprendieron su camino por aquellas vías del reino y pronto los sorprendió la noche.  Entonces el rey decidió regresar a palacio.  Al llegar a su residencia, el padre preguntó al pequeño:

-Ahora has conocido lo que es la pobreza, ¿qué me puedes decir al respecto?.

Lo que el pequeño soberano contestó dejó al padre absorto:
-Padre, gracias por esta gran lección que me has dado. He podido apreciar la paz y felicidad con la que vive la gente… He sentido la frescura del campo, la belleza de la libertad, la armonía que se vive en sus hogares.  Qué dicha poder admirar el cielo como se ve en los campos, qué alegría ver las aves volar por los cielos y los animales correr por la campiña.  Cómo quisiera yo poder tener una mascota con quién jugar.  Cuánto desearía tener unos hermanitos como aquellos con los que compartí la comida.

Sería inmensamente feliz si todos los días pudiera admirar la puesta del sol como hoy, y como nuestros súbditos la aprecian todos los días… Qué razón tenías padre, cuánta riqueza hay en el mundo y cuánta pobreza nos aqueja a los príncipes… gracias padre por
haberme permitido darme cuenta cuan pobres somos y cuan ricos son nuestros súbditos.  Espero que ellos me permitan compartir su riqueza cuando yo sea su rey.

Ciertamente la visión humilde de los niños nos enseña y descubre riquezas que a los adultos muchas veces nos es difícil apreciar.

(En todo caso es muy fácil fijarse en estas cosas bellas de la vida con el estómago bien lleno…)

Anuncios

Un pensamiento en “Conocer la pobreza

  1. Luis Muñoz

    Cuanta belleza hay escondida en el mundo y no la podemos ver obnubilados por nuestros fríos artificios de plástico.
    Nuestros pequeños principes no quieren ver el sol ni el campo, quieren ver una mancha amarilla radiante en una pantalla de computadora.
    Que pena.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s