Mis manos tan vacías – Miranda Warning

Echar a andar
Tropezar con cada piedra del camino
Querer hablar
Y sentir que las palabras se han perdido
No se dejan atrapar

Se fue mi paz
Hoy me dejo arrastrar por la marea
Sin preguntar
Sin querer averiguar dónde me lleva
Porque todo es igual

Buscando una salida
Buscando algún final
Mis manos tan vacías
Tan cansadas de buscar

Habrá un lugar
Donde cada cosa tenga su sentido
Algo real
Que me dé la fuerza que yo necesito
Que me ayude a despertar

La calma que no llega
El tren que no vendrá
El fin de esta espera
Brazos donde descansar
Aire para respirar

Algún día
Sin buscarme
Sé que tu me encontrarás
Sé que al fin me encontrarás

Buscando una salida…

Miranda Warning

LA PERSONA ES LO PRIMERO

“LA PERSONA ES LO PRIMERO”

1.- Si la persona no es lo primero, alguien ocupará su lugar: los beneficios, la economía, si no tal vez, será el capital. Si la persona no es lo primero el mundo marcha al revés. Si la persona no es lo primero, algo tendremos que hacer.

2.- Si hacemos propio el sufrimiento del hermano de aquí y de allá nos convertimos en mensajeros de abrazos tiernos, fraternidad. Si la persona no es lo primero el mundo marcha al revés. Quien llora y sufre irá primero, ¡dale la vuelta otra vez!

3.- Si la persona no es lo primero, quien tenga más, pisoteará nuestras razones, nuestros derechos no podremos siquiera opinar. Si la persona no es lo primero el mundo marcha al revés. Si va delante el usurero, algo habrá que remover.

4.- Si construimos un mundo nuevo, poniendo al centro la humanidad un sueño bueno irá naciendo creando todos comunidad. Si la persona no es lo primero el mundo marcha al revés. Si la persona no es lo primero, algo tendremos que hacer.

Soy

Una mariposa grande…no?
Vale!…

No me adhiero, no me opongo, yo supongo
que no existen absolutos
si en tu mano soy grandioso y diminuto

No te quiero, si no quieres, no hay deberes
hay amor y hay ilusiones
no estas vivo si sólo hay obligaciones
no hago caso a los que atacan
porque nunca están en calma
y no hago más que disfrutar de lo que doy
y me gusta tanto, tanto lo que soy

Y es que soy parte de ti
parte del mar, parte del manantial
parte del bien, parte del mal
parte de todo lo que hay…(Que hay)

No me espero, no me aguanto, me adelanto
donde nadie se ha metido
ni el temor ni el desamor me han detenido
si tropiezas no me río
si confío, aunque a veces me arrepienta
sonreír es una luz que me alimenta
me estremezco si me abrazas
cada amigo es una casa
con ventanas para ver en donde estoy
y me gusta tanto, tanto lo que soy

Y es que soy parte de ti
parte del mar, parte del manantial
parte del bien, parte del mal
parte de todo lo que hay

Y es que soy parte de ti
parte del mar, parte del manantial
parte del bien, parte del mal
parte de todo lo que hay
parte de ti, parte del mar
parte del manantial
parte del bien, parte del mal
parte de todo lo que hay

No me adhiero, no me opongo, yo supongo
que no existen absolutos.. (Absolutos)

Morir solo es morir.

Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó la huída
y entendió que la muerte ya no estaba.
Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.
Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;
tener la paz, la luz, la casa juntas
 y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura
José Luis Martín Descalzo

Los héroes no existen: lo que hay son personas que deciden correr riesgos y pagar el precio necesario.

Después de haber estado varios días con hermanos y laicos maristas en misión en Asia, una confirmación: en todos hay posibilidades inmensas por descubrir, que sólo necesitan ser activadas.
El milagro ocurre cuando uno tiene la audacia de ponerse en camino, aún con miedos: los límites se van desplazando a medida que se avanza.
Los héroes no existen: lo que hay son personas que deciden correr riesgos y pagar el precio necesario.

Emili Turú (Superior gneneral de los HH. Maristas)

Una historia Sufi

“Un panadero quería conocer al gran emperador, y éste, que se enteró de sus deseos, no dudó en hacer realidad su sueño, pero lo hizo disfrazado de mendigo. Comenzó a comer pan, pero el panadero lo echó a puntapiés, entonces alguien le advirtió que era el gran emperador.
Arrepentido, el panadero le llevó a comer, junto con su séquito al mejor restaurante de la ciudad que conocía y podía pagar. Durante la comida tomó la palabra el gran emperador diciendo: “fijaos. Este hombre es capaz de gastar 10 monedas de oro en un banquete porque soy importante, pero es incapaz de darle un pedazo de pan a un mendigo hambriento”

Curiosa forma de pagarnos

Me descolocaba tu justicia extraña,
esa forma de medir
que olvidaba las horas trabajadas.
Me enfadaba con los que hicieron menos,
creyeron menos, sacrificaron menos,
y me indignaba contigo, que parecías no ver nada.
Intentaba negociar mejor paga,
algún reconocimiento,
una que otra medalla.
Me dolía lo injusto de tu salario.
Me extrañaba lo ilógico de tus premios
Me mordía –reivindicación y envidia–
la suerte de los jornaleros de la última hora.
Hasta el día en que yo fui el último,
el más zoquete,
el más frágil,
el más malo,
el más amado
… y empecé a entender
José María Rodríguez Olaizola